El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 1 es poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo para el año 2030. ¿Cómo lograrlo y cómo comprometernos?

Más de 700 millones de personas siguen viviendo en condiciones de pobreza extrema y luchan para satisfacer sus necesidades más básicas, como la salud, la educación y el acceso al agua y el saneamiento, por mencionar solo algunas.

La inmensa mayoría subsiste con menos de 1,90 dólares diarios, viven en Asia Meridional y África Subsahariana, y representan alrededor del 70% de las personas que viven en situación de pobreza extrema en todo el mundo.

Vale señalar que aproximadamente la mitad de los pobres del mundo viven en países de ingresos medianos bajos como China, la India, Indonesia y Nigeria.

Sin embargo, este problema afecta también a los países desarrollados. Actualmente hay 30 millones de niños que crecen pobres en los países más ricos del mundo.

¿Por qué hay tanta pobreza en el mundo? Habría que tener en cuenta muchas dimensiones, pero sus causas más profundas son la desigualdad planetaria, el desempleo, la exclusión social y la alta vulnerabilidad de determinadas poblaciones a los desastres, las enfermedades y otros fenómenos que les impiden ser productivas.

Alguien podría decir ¿por qué debería importarnos la situación económica de otras personas? Hay muchas razones, pero en resumen, porque como seres humanos, nuestro bienestar está vinculado al de las demás personas. El aumento de la desigualdad es perjudicial para el crecimiento económico y socava la cohesión social, lo que incrementa las tensiones políticas y sociales y, en algunos casos, impulsa la inestabilidad, los conflictos y las guerras.

Otra pregunta realista que surge es ¿si como sociedad planetaria podemos realmente lograr este objetivo? La respuesta es sí. Para poner fin a la pobreza extrema en todo el mundo en 20 años, el economista Jeffrey Sachs calculó que el costo total por año rondaría los 175.000 millones de dólares. Esto representa menos del 1% de los ingresos conjuntos de los países más ricos del mundo.

¿Cómo podemos comprometernos cada uno de nosotros?

Si eres joven:

Tu participación activa en la formulación de políticas puede marcar la diferencia en la lucha contra la pobreza. Con ella te aseguras de que se promueven tus derechos y de que se escucha tu voz, de que se comparten los conocimientos intergeneracionales y de que a todas las edades se fomenta la innovación y el pensamiento crítico, en apoyo de un cambio transformador en las vidas de las personas y las comunidades.

Si te dedicas a la formulación de políticas o trabajas en el gobierno local o nacional:

Los gobiernos pueden ayudar a crear un entorno propicio para generar empleo productivo y oportunidades de empleo para los pobres y los marginados. Pueden formular estrategias y políticas fiscales que estimulen el crecimiento económico de los pobres y por tanto, reducir la pobreza.

Si trabajas en el sector privado:

El sector privado, como motor del crecimiento económico, tiene un importante papel a la hora de determinar si el crecimiento que genera es o no inclusivo y, por consiguiente, si contribuye o no a la reducción de la pobreza. Puede promover oportunidades económicas para los pobres centrándose en los segmentos de la economía donde trabaja la mayoría de estas personas, a saber, las microempresas y las pequeñas empresas, y las que operan en la economía informal.

Si formas parte de la comunidad científica y académica:

La comunidad académica y educativa desempeñan un papel importante a la hora de concienciar sobre los efectos de la pobreza. La ciencia sienta las bases de enfoques, soluciones y tecnologías nuevas y sostenibles para hacer frente a los desafíos de reducir la pobreza y lograr el desarrollo sostenible. La ciencia ha contribuido de manera considerable a la erradicación de la pobreza. Por ejemplo, ha facilitado el acceso al agua potable, ha reducido las muertes causadas por enfermedades transmitidas por el agua y ha mejorado la higiene para reducir los riesgos para la salud relacionados con la falta de agua potable y de saneamiento.

Si quieres actuar y quieres obtener más información sobre el Objetivo 1 y los demás Objetivos de Desarrollo Sostenible, consulta la web:

Portada

Texto escrito por el equipo editorial de LA Network con información de ONU

Fuente: la.network

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto

¿Quieres saber más sobre la Comunidad de Suelo Urbano? Escríbenos y nos pondremos en contacto contigo tan pronto sea posible. Gracias.

Enviando

2018 - Hábitat for Hummanity | Unless otherwise stated, all the contents of the Urban Land Community is under licence CC BY-SA 4.0

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account