Fecha: 21/01/2018  Hora: 08:12   

Un informe, que reveló que 1 de cada 4 familias debe convivir con grandes cantidades de residuos amontonados en el barrio, denunció que el Estado carece de un plan para dar solución a ese problema 

El de los basurales es un drama cotidiano para la gente del Conurbano bonaerense, donde alrededor de dos millones y medio de personas deben convivir con la acumulación de residuos cerca de su hogar, una problemática que tiene incidencia directa en la salud de la gente y puede perjudicar el desarrollo de los niños.

Así se refleja en el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA a pedido de la Defensoría de la Provincia de Buenos Aires, que establece que un 25% de las familias del Gran Buenos Aires soportan a diario la presencia de estos generadores de mosquitos, moscas o roedores y los focos infecciosos que generan.

Lejos de mejorar, esta problemática empeoró un 2% en los últimos años. Para colmo, se vuelve más grave a medida que baja la condición residencial, con lo que se agrega una nueva dificultad al segmento de la sociedad que más complicaciones tiene.

Por ejemplo, el relevamiento publicado por la Defensoría que conduce Guido Lorenzino demostró que apenas un 3,6% de los hogares con un Nivel Socio Económico (NSE) Alto tiene un basural cerca de su casa, pero ese número aumenta bruscamente en los niveles Medio y Medio Bajo hasta el 25,9%. En tanto, casi 1 de cada 3 familias (30%) que viven con un NSE Bajo o Vulnerable están cerca de residuos acumulados sin tratar.

Donde esta tendencia se manifiesta de forma más fuerte es en los sectores más vulnerables y postergados socialmente: las villas o asentamientos, lugares en los que más de la mitad de las personas (55,4%) viven con un basural en sus inmediaciones.

En cuanto a lo geográfico, el Oeste del Conurbano es el territorio que más padece este flagelo, con un 34,3% de los habitantes viviendo cerca de los basurales y un aumento de más del 6% desde 2010. La cantidad de vecinos damnificados desciende al 21,7% en la zona Sur, mientras que en la zona Norte compromete a un 17%.

“La gente incluso vive arriba de los basurales. El proceso es así: rellenan una zona baja con cascotes y basura, después se asienta la población y cuando hay creciente los primeros perjudicados son los que viven al costado del arroyo”, se lamentó en diálogo con DIARIO POPULAR Nieves Baldaccini, integrante del Foro Regional en Defensa del Río de La Plata.

Las ONG ambientalistas denuncian que aún no hay un tratamiento correcto para la basura, a pesar de que la ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) promueve “dar a los residuos producidos en una zona, el destino y tratamiento adecuado, de una manera ambientalmente sustentable, técnica y económicamente factible y socialmente aceptable”.

Cada basural emana decenas de gases tóxicos que pueden provocar diferentes tipos de enfermedades, pero también alimenta la aparición de insectos y roedores e incluso, al rellenar con cascotes y residuos los humedales, favorece las inundaciones para los más humildes.

Al respecto, Baldaccini explicó que ningún gobierno se interesó en pensar una solución, ya sea por medio del OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), de la CEAMSE (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado) o de ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo).

“Pasan las gestiones y cada vez se agrava más la situación. Antes estábamos mal y ahora peor porque no hay una gestión integral de residuos urbanos. Tampoco hay políticas públicas de planes de vivienda para que las personas vivan en lugares aptos para una buena calidad de vida”, sentenció la especialista.

Y abundó: “Para tener una vida óptima necesitás agua potable segura, calidad de aire y un suelo óptimo. Si estas personas viven respirando todos los días un aire viciado y en una tierra contaminada, con el agua que no se puede tomar… A la pobreza agregale la enfermedad y el no poder ser asistido”.

Para que esta situación se produzca, Baldaccini explicó que existe una dinámica perversa mediante la cual “se denuncia un basural a cielo abierto, lo cierran y abren otro distinto. No podés judicializarlo todo el tiempo”.

Si bien reconoció que “la responsabilidad mayor es del Estado porque falta campañas serias de educación y difusión”, la referente ambientalista señaló que “también va en cada uno de nosotros lo que tenés que hacer”.

Por último, al referirse a la posibilidad de inundaciones, la ambientalista alertó que “cuando meten relleno sanitario en los humedales, dejan a los barrios en zonas bajas” y agregó que “por más que pongan mallas de plástico, eso se rompe con la basura y contamina los acuíferos”, que corren de manera subterránea.

1 Comentario
  1. […] Fuente: El 25% de familias del Área Metropolitana de Buenos Aires habita cerca de un basural […]

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto

¿Quieres saber más sobre la Comunidad de Suelo Urbano? Escríbenos y nos pondremos en contacto contigo tan pronto sea posible. Gracias.

Enviando

2018 - Hábitat for Hummanity | Unless otherwise stated, all the contents of the Urban Land Community is under licence CC BY-SA 4.0

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account